top of page

La glándula que controla tu metabolismo y el cáncer de tiroides

La tiroides es una glándula endocrina que se encuentra en la parte frontal del cuello, su función principal es la producción de hormonas, específicamente hormonas tiroideas, mejor conocidas como T3 y T4.


Las hormonas se encargan de enviar mensajes de una célula a otra a través del torrente sanguíneo, y las hormonas tiroideas, en especial, ayudan a todas las células a trabajar de forma correcta.



La tiroides está relacionada con la función metabólica del cuerpo y el crecimiento del mismo, por lo que juega un papel importante en los niños durante su etapa de desarrollo.


El correcto funcionamiento de la tiroides también garantiza una temperatura corporal adecuada, una frecuencia cardiaca ideal y un buen nivel de energía para las actividades diarias.


¿Cómo se desarrolla el cáncer de tiroides?

Un cáncer se empezará a desarrollar cuando el ADN de las células de la tiroides sufra de alguna mutación, esto hará que crezcan y se multipliquen sin control, creando así una masa tumoral que puede llegar a ser maligna, pero que en la mayoría de los casos para este tipo de cáncer, suelen ser benignos.


FACTORES DE RIESGO


Sexo y edad

Se ha observado que los cánceres tiroideos tienen una mayor incidencia en el género femenino a diferencia del masculino, sin embargo, las razones exactas se desconocen.

Así mismo este cáncer puede desarrollarse a cualquier edad, pero los casos se concentran entre las edades de 40 a 59 años en el caso de las mujeres y de los 60 a los 79 años para los casos de los hombres.


Anomalías hereditarias y antecedentes familiares

Aproximadamente 2 de cada 10 casos de carcinomas de tiroides son resultado de un gen anormal heredado.

Igualmente el riesgo llega a ser mayor cuando en el historial familiar hubo algún caso de este cáncer por parte de un familiar cercano.


Radiación

La exposición a la radiación es un factor comprobado que puede dar pie a este y muchos otros tipos de cáncer


Sobrepeso

Las personas con obesidad o sobrepeso pueden ser más propensas a desarrollar este cáncer debido al aumento en su índice de masa corporal.


SÍNTOMAS

Este cáncer es asintomático durante las primeras etapas en la mayoría de los casos, sin embargo, cuando los síntomas empiezan a presentarse se puede notar un bulto de consistencia dura en el cuello.


· También se puede presentar dolor en la mandíbula, la garganta o el oído

· Cambios en la voz o ronquera.

· Aumento en el tamaño de los ganglios linfáticos del cuello

· Si el tumor llega a ser demasiado grande, puede causar dificultad para tragar e

incluso para respirar.


Es importante resaltar que estos síntomas podrían ser causa de otras afecciones, por lo que lo ideal es acudir con el médico ante alguna de las molestias anteriores, los especialistas se encargarán de descartar cualquier caso de cáncer o de lo contrario brindar el mejor tratamiento.


EL TRATAMIENTO POR EXCELENCIA


El tratamiento más eficaz es la intervención quirúrgica, con el fin de extirpar por completo el tumor, en casos donde el tumor llega a ser muy grande puede extirparse también cierta parte de la tiroides o incluso retirarla por completo.


Posterior a la cirugía, el grupo de médicos deberá determinar si es necesario un tratamiento adicional con quimioterapia o radioterapia.


A la mayoría de las personas que se les ha tenido que retirar la tiroides por completo se verán en la necesidad de tomar pastillas que puedan sustituir la producción de hormonas tiroideas.


Las dosis deberán ser determinadas su médico especialista.


No pases ningún síntoma por alto, realiza tus chequeos de rutina para asegurarte de que todo en tu cuerpo esté funcionando correctamente.

50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page